Tu amor me sana de toda emoción conflictiva que roba la paz.

No debes permitir que ningún sentimiento negativo te robe en este momento de tu historia todas las bendiciones que Dios quiere darte para que construyas tu felicidad ¡Ánimo! ¡Calma! ¡Ten Confianza! ¡No te desesperes! Y jamás te detengas. Tienes que saber que Dios es tu protector y amigo. Confía en Él y sigue luchando por alcanzar tus sueños. Recuerda que, en medio de todas las dificultades que atravieses, allí está el poder de Dios queriendo brotar desde el interior de tu corazón y hacerte capaz de vencerlas. Con la confianza puesta en Dios, puedes cambiar tus peores momentos de la vida en tus mejores oportunidades para ser feliz ¡Créelo! Su amor no falla. Levanta tu mirada al Cielo en este momento, aférrate al amor de Dios, abraza su bondad y aunque vengan las oscuras tinieblas, nada podrá robarte la paz. Que la Sagrada Familia de Nazaret derrame sobre su paz y su amor en este momento. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *