Que-pasa-en-el-cerebro-de-una-persona-con-depresion-1

DIOS SANA TU ALMA CON SU AMOR.

Dios no desprecia nunca a un pecador arrepentido, al contrario, quien a ÉL se dirige con humildad, purifica y limpia su alma de toda culpa a través de esa gran compasión que ÉL nos tiene. Que tu corazón no se ate a vanidades que te hagan descuidar la justicia, el perdón y el amor de Dios.

Mucho dolor seguramente es el que te ha abrumado, causándote días de angustia y opresión. No puedes darles solución a cosas pasadas, pero en Dios puedes cambiar tu futuro. Es preciso que conserves la fe y la esperanza y no te veas derrotado por los malos pensamientos y el pesimismo. Dios te ama y Él te quiere bendecir en grande. Confía en su poder. El hecho de que no hayas logrado las cosas como las has planeado, no quiere decir que Dios se ha olvidado de ti. Dios está trabajando en tu vida ahora, Él está obrando en tu favor. Dios ha preparado grandes cosas para ti. Dios ha preparado lo mejor. No vivas tu día pensando que noticias terribles vendrán a ti; si tomas la mano de Dios, cosas maravillosas pueden suceder. Dios es capaz de conceder restauración total a tu vida para que puedas vivir amaneceres llenos de esperanzas. Lo mejor está por venir. Sigue insistiendo y Dios te dirá: “Que suceda como has creído”. (Mateo 8,13) 

Post Your Comment Here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *